Capilla de Hochberg en la Iglesia de San Vicente y Santiago

La capilla de Hochberg en la Iglesia de San Vicente y Santiago (hoy es una catedral ortodoxa griega) en la plaza Nankiera, fue construida entre los años 1723 y 1728. Es una joya de la arquitectura barroca y de artes decorativas.

El conde Ferdinand Hochberg, el abad del monasterio premostratense, diseñó la capilla para sí mismo. Encargó los trabajos a los mejores artistas de Silesia. Éstos adornaron las bóvedas con frescos ilusionistas que representaban los siete dolores de la Virgen María, desde la infancia de Jesús hasta las escenas de la Pasión.

Los frescos fueron reconstruidos gracias a la documentación conservada. Varios elementos dorados y rebuscados adornos de estuco embellecen el interior de la capilla. El altar se compone de 1300 fragmentos, encontrados en los escombros en la capilla. La Pietà, situada por encima del altar, es una copia exacta del original que se encuentra en el Museo Nacional de Wroclaw.

En los escombros se encontró también una estrella de bronce que sirvió de modelo para las 379 demás estrellas. Éstas unen las baldosas de mármol en el suelo. En la capilla descansa su fundador, el conde Hochberg. Su sarcófago fue encontrado en la iglesia de la Orden de los Dominicos. El fundador se encuentra en el interior de la capilla y no en la cripta porque ésta, a menudo, se inunda por aguas subterráneas.

Galería

Más lugares