Palacio de los Ballestrem

El palacio en la calle Włodkowica 4 fue construido a finales del siglo XIX por encargo del presidente del Reichstag: conde Franz Xaver von Ballestrem.

Los Ballestrem era una familia adinerada de Silesia, a la que pertenecían las minas y acerías.

El edificio fue diseñado por Albert Grau. El arquitecto colocó su nombre en la fachada, al lado del escudo de arma del conde de Ballestrem y en el zaguán de la entrada se puede ver su imagen.

Después de la II Guerra Mundial, el edificio en la calle Włodkowica fue propiedad de la Oficina de la Seguridad, más tarde fue dividido en pisos. Durante décadas, el edificio no se reformaba y se derrumbaba. En el año 2012 el ayuntamiento vendió el edificio de la superficie de 1,5 mil metros cuadrados, y el nuevo propietario encargó la preparación de reformas y ampliación a los diseñadores de Maćków Pracownia Projektowa.

El elemento más espectacular es la escalera con ventanas inspiradas en formas góticas y barandillas originales. Después de la renovación, es perfectamente visible incluso desde la calle. En varias salas hay molduras y elementos decorativos originales. Los más interesantes están en la planta baja donde está el restaurante.
Las plantas superiores están ocupadas por oficinas y despachos de abogados. En el tercer y último piso del edificio hay solo una habitación: una acogedora sala de conferencias, que linda con una pequeña terraza con vistas al jardín y al paseo por un lado y vistas a la calle Włodkowica por otro lado.
En el verano se puede caminar libremente por el jardín y la puerta del palacio desde el paseo hasta la calle Włodkowica.

Galería

Más lugares