Monumento en llamas

La escultura de Władysław Hasior fue creada en los años 60 del siglo XX.

Las siluetas expresivas del hormigón armado están delante del Museo de Arquitectura de Breslavia. La escultura de Władysław Hasior es un monumento de los „Rehenes ejecutados de Nowy Sącz”. Las autoridades de entonces no permitieron su construcción porque veían en él una alegoría a la pasión de Cristo o un reconocimiento simbólico de Józef Kuraś con el apodo „Fuego”, un guerrillero que después de la Segunda Guerra Mundial luchó contra los comunistas.

A principios de los años 70 del siglo pasado, la escultura dos veces más pequeña que en el diseño original, fue colocada delante del Museo de Arquitectura. En los canalitos, que forman parte de la figura, se echa el combustible, entonces la obra de Hasior en combinación con el fuego real es impresionante y resplandece en toda su dimensión. Por desgracia, en esta forma el monumento es presentado muy pocas veces.

Galería

Más lugares