Reloj Kluskowy

El reloj volvió a la torre de la catedral ortodoxa en la calle św. Mikołaja en Wrocław en el año 2014.

Las primeras menciones sobre el Reloj Kluskowy son de los siglos XV y XVI. Durante la reconstrucción se reprodujo el color histórico del tablero de enlucido.  La escritura de la cifra cuatro es interesante. Son cuatra cifras “unos” romanos, no uno y cinco, como escribimos actualmente.

El reloj en la fachada de la iglesia de Santa Bárbara se retrasaba respecto a otros relojes en el centro de Wrocław de 10 a 15 minutos. Se explicaba que el retraso se debía al cuidado a las orejas de los ciudadanos que se quejaban del ruido que hacían las campanas a las horas en punto. Las amas de casa de Wrocław rápidamente apreciaron el retraso del reloj. Metían las bolas de patatas [kluski] al agua cuando escuchaban las campanas del centro y las sacaban perfectamente cocidas en el momento de las campanas del Reloj Kluskowy. 

La iglesia de San Barbara se construyó en los siglos XV y XVI como una iglesia filial y funeraria de la parroquia de Santa Isabel. Fue construida en estilo gótico con tres naves de ladrillo. En los años 1741-1920 sirvió como iglesia castrense. Durante la II Guerra Mundial, el 70% del edificio fue destruido. La iglesia perdió su equipamiento y policromías medievales, sus tejados se quemaron y sus bóvedas se derrumbaron. También se destruyó el Reloj Kluskowy. La reconstrucción de la iglesia se llevó a cabo en los años 1959-1961. En junio de 1963 el templo fue entregado a la Iglesia Ortodoxa y quedó establecido como la catedral de la diócesis wrocławsko-szczecińska. El edificio está inscrito en el registro de monumentos.

Galería

Más lugares