Nuestra pandemia diaria

El abogado y fotógrafo de Breslavia, Maciej Przemyk, está llevando a cabo un proyecto único y extraordinario. Inmortaliza a los habitantes de su barrio Popowice, cuando aparecen en sus balcones y ventanas. Sus obras no solo representan un desafío artístico, sino que también son una metáfora del confinamiento en este período de la pandemia.

Hasta ahora, ha publicado sus fotos principalmente en Instagram (@maciek_przemyk), pero recientemente sus retratos de residentes de Popowice, en Breslavia, asombraron a los expertos, prueba de ello es que se han dado cuenta de ello, entre otros, en la edición en línea de la revista "Vogue" polaca.

Todo comenzó en marzo, cuando empezó a ser necesario limitar las salidas de casa. Él y su pareja se propusieron hacer un único paseo al día, por el barrio Popowice.

La idea surgió durante una conversación habitual con unos conocidos, cuando se encontraban debajo de su balcón, en la planta baja de uno de los bloques de pisos. –Entonces me di cuenta que se veían con un aspecto interesante, y la situación era tan inusual, pues nosotros estábamos parados allí abajo, y ellos estaban arriba, cuando lo normal era que solíamos salir con ellos a pasear, ellos con su perro. Tomé una foto, y me gustó mucho visualmente–, nos comenta Maciej Przemyk.

La siguiente foto fue tomada en Ostatni Grosz, debajo de la ventana de otro amigo. –Fue entonces cuando me percaté de que éste podría ser un buen tema–, admite.

Antes de la Semana Santa, publicó un mensaje en el grupo de Facebook de los habitantes de Popowice, diciéndoles que le gustaría fotografiar a los residentes del barrio, cuando están confinados en sus casas durante la pandemia, asomándose por las ventanas y en los balcones. La respuesta fue rápida.

Para llevar a cabo su proyecto, Maciej Przemyk no se acercó a los protagonistas de sus obras más cerca de una distancia segura: 5, 10 metros. –Algunos de ellos apenas me vieron, pues fueron cegados por el flash, solo más tarde les envié las fotos y pudieron convencerse, y verse tal como habían salido en la foto–- explica.

El flash era necesario, porque las siguientes etapas del proyecto se crearon cuando ya era de noche, cuando Maciej Przemyk estaba terminando su trabajo. –Aquí, este elemento estético juega un papel especial, puesto que es adecuado para esta extraña situación en la que nos encontramos– señala el fotógrafo de Breslavia.

La arquitectura de este barrio de Popowice también tuvo su papel específico. –Los colores y las líneas adquirieron un mayor contraste, creando una atmósfera coherente – explica Maciej Przemyk.

Maciej Przemyk no quiere fotografiar personas en otras urbanizaciones o barrios, no solo porque le gustaría que el proyecto fuera pequeño, local y sincero. Él considera que durante la pandemia uno no debe moverse o desplazarse por la ciudad sin un motivo necesario.

Finalmente declara que dará las fotografías impresas a cada uno de los residentes que fotografió. –Este puede ser un recuerdo y un símbolo de tiempos extraños. Nadie esperaba que llegaremos a vivir en unos tiempos como el que ahora nos toca vivir–, agrega Maciej Przemyk.

Magdalena Talik