Monumentos de Wroclaw

Wroclaw, la capital de Baja Silesia y la cuarta ciudad más grande en Polonia no sólo es un dinámico centro económico, sino también una de las más bellas ciudades en Polonia cuya oferta cultural puede competir con otras metrópolis europeas.

Rynek, junto con las avenidas que se extienden a lo largo del Óder, invitan a pasearse, tanto de día como de noche, cuando la extraordinaria iluminación de los puentes y monumentos que se encuentran en la orilla del río, corta la respiración. El creciente número de turistas que visitan nuestra ciudad dan el mejor testimonio de la apertura y hospitalidad de los habitantes de Wroclaw.

Wroclaw, situado en la encrucijada de los caminos que unen el este con el oeste y el norte con el sur de Europa, en sus 1000 años de historia, cambió su nacionalidad varias veces. Pasó de las manos de reyes checos a las manos austriacas y luego prusianas para encontrarse dentro de los límites de Polonia después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el fenómeno de Wroclaw radica en el hecho de que, a pesar del cambio total de su población en el 1945, su fisonomía actual sigue reflejando los logros y las tradiciones de varios países, cuyos representantes encontraron aquí su casa.

La ubicación en 12 islas en el segundo río más grande de Polonia y en sus afluentes hace que Wrocław es a menudo llamado Venecia del Norte. La ciudad cuenta con más de 120 puentes que unen las islas. El más conocido es el puente colgante llamado Grunwaldzki, con una construcción única, gracias a la cual se inscribió para siempre en las cartas de la historia de la tecnología. Los puentes se han convertido también en símbolos de la mentalidad de los habitantes de Wroclaw: unen la tradición con la modernidad de la metrópoli del siglo XXI.

Como en otras grandes ciudades europeas, cuyas raíces cristianas remontan al siglo X, los aficionados de la arquitectura y el arte sacro encontrarán aquí muchos monumentos y obras de interés, sobre todo en el corazón de la capital de arzobispado, Ostrów Tumski (Isla de la catedral). Sin embargo, lo que distingue Wroclaw de otras ciudades, es el Barrio del Mutuo Respeto localizado en el centro de la ciudad, donde los templos cristianos conviven junto a una sinagoga. Es un lugar mágico, lleno de vida espiritual y cultural. Entre los lugares que hay que ver en Wroclaw se encuentran: el Centro del Centenario, los famosos jardines zoológico y Japonés que se localizan cerca de éste, así como las estatuas de los más pequeños habitantes de Wroclaw: los enanos, orgullo de la ciudad, representado en más de trescientas estatuas.

Informes y registros preparados por la Oficina del Conservador Municipal relacionados con los monumentos de Wroclaw:

Wroclaw desconocido: Torre del Agua Na Grobli