Conocemos la Breslavia más antigua

La ruta por Wroclaw se inicia ante la estatua de Juan XXIII, colocado aquí en 1968, es uno de los símbolos de la ciudad. El Papa Juan XXIII, fue quien estableció después de la Segunda Guerra Mundial el orden administrativo de la iglesia polaca en la franja oeste y en el norte.

El recorrido nos lleva cerca de la antigua capilla de San Martín, cuyos orígenes se remontan al siglo XII. Está situada en las inmediaciones del castillo de los duques de Wrocław y fue reconstruida varias veces. En los años 20 del siglo XX era el lugar de oficios religiosos de los miembros de la Unión de polacos en Alemania de «Znak Rodła» [el emblema de los mismos].

Ostrów Tumski

En el recorrido nos encontramos con una espléndida colegiata fundada a finales del siglo XIV. Es la iglesia de San Bartolomé y Santa Cruz, una iglesia única de dos plantas, que en el siglo XIX fue llamada iglesia polaca. Delante de la iglesia está la estatua de San Juan Nepomuceno esculpida por J.J. Urbański en 1732.

La calle Katedralna nos lleva a la catedral de San Juan Bautista. Por el camino pasamos al lado de edificios renacentistas. Bajo el número 11 vemos el antiguo Palacio de Sufragáneos (actualmente la sede al arzobispo de la diócesis de Wrocław) y el antiguo Palacio del Obispado de Wrocław (actualmente la sede de la Facultad del Seminario Superior).

Merece la pena visitar los restaurados «jardines de obispos», situados cerca del Óder. Atravesamos un maravilloso pórtico construido con detalles arquitectónicos románicos y renacentistas y entramos en la catedral. Los orígenes de este edificio se remontan a los mediados del siglo X. Su espléndida forma actual data del siglo XIV. La primavera del año 1945 trajo la destrucción de la catedral. Sin embargo, gracias al esfuerzo de los arquitectos y de los anfitriones su antigua gloria fue recuperada. Hoy en día en la catedral podemos admirar el magnífico púlpito y los bajorrelieves esculpidos por J.J. Urbański, el retablo con alas de la escuela de Wit Stwosz, la milagrosa imagen de Nuestra Señora y los magníficos vitrales diseñados por Krystyna y Stanisław Pękalski. En el lado oriental de la catedral están situadas las capillas barrocas de Santa Isabel y del Corpus Christi, y la capilla gótica de Santa María con el sarcófago del obispo Przecław de Pogorzela. Desde la torre de la catedral podemos admirar el magnífico panorama de Wrocław.

Después de salir de la catedral podemos visitar la iglesia más antigua de Wrocław de San Gil y el Museo Arquidiocesano con las magníficas colecciones, el más antiguo templo de musas de Wrocław con una momia egipcia, ánforas etruscas y colecciones del arte de Silesia.

Ahora podemos descansar entre las flores y la vegetación del Jardín Botánico de la Universidad de Wrocław, un maravilloso enclave de la naturaleza creado en 1811. Aquí es donde el Museo de Historia Natural atrae a los amantes de la naturaleza con sus colecciones que incluyen el esqueleto original de una ballena.

A continuación, nos dirigimos hacia la isla Piasek (Isla de Arena), cerca de la iglesia de San Pedro y San Pablo, entramos en el Puente Tumski. Enfrente de nosotros vemos el poderoso edificio de la iglesia de la Virgen María.

Los bulevares y los lugares a la orilla del Óder

El camino discurre ahora por la orilla del Óder: por el bulevar de P. Włostowica y el bulevar de S. Kulczyńskiego. Conocemos las islas del Óder, sobre las que se fundaba la ciudad de Wrocław hace mil años. Pasamos por pequeños puentes y pasarelas, superamos la Isla Słodowa y llegamos a la Isla Młyńska con el más antiguo molino «Maria» de más de 600 años. Pasamos por los Puentes Młyńskie y volvemos a la Isla Piasek. Visitamos la iglesia de la Virgen María con la imagen votiva de Nuestra Señora de las Victorias. Esta imagen recorrió el largo camino de Marijampolė a Wrocław. En la capilla adyacente a la iglesia se encuentra el sacerdocio de las personas minusválidas y el único belén en la ciudad que está abierto todo el año.

Ahora dirigimos nuestros pasos al sur cerca de la Biblioteca Universitaria «Na Piasku» y la iglesia ortodoxa de Santos Cirilo, Metodio y Santa Ana. Después de pasar por el Puente Piaskowy vamos hacia el oeste por el Bulevar X. Dunikowskiego, donde se encuentra el monumento a las víctimas asesinadas en las fronteras orientales. Al pasar al lado de los edificios de la Academia de Bellas Artes, entramos en una terraza con vista panorámica del antiguo bastión defensivo, llamado hoy en día Wzgórze Polskie [Colina polaca]. Desde aquí, se extiende un magnífico panorama de Ostrów Tumski y de la Isla Piasek. A los pies de la colina Zatoka Gondoli [Golfo de Gondola] vemos lo restos de la antigua fosa de la ciudad y justo al lado, el Museo Nacional y la Rotonda con la Panorama Racławicka, trasladada de Lvov a Wrocław en 1946, y abierta al público en 1985. Al lado de la rotonda, se encuentra el monumento a la Constitución del 3 de mayo y el monumento a las víctimas de la masacre de Katyń. El paseo por el Parque de J. Słowacki nos llevará al monumento de J. Słowacki y a dos edificios dignos de visitar, únicos en el país: el Museo de la Arquitectura y el Museo de Correos y Telecomunicaciones.

Desde la avenida de J. Słowacki nos dirigimos hacia el oeste. Ante nosotros está la enorme iglesia de San Adalberto con la capilla barroca de beato Ceslao de la orden dominicana, fundador de la orden dominicana de la provincia de Silesia, defensor de Wrocław ante la invasión mongola en 1241 y patrón de la ciudad

Curiosa plaza Nankiera

El recorrido de nuestro paseo nos lleva ahora por la calle Piaskowa, al lado de la plaza Nowy Targ - uno de los mercados más antiguos de Wrocław, hasta la calle J.E. Purkyniego y sigue por la calle W. Kraińskiego. Cerca de los fragmentos conservados de las murallas defensivas y de la única torre defensiva, llegamos a Hala Targowa [Market Hall]. Este edificio de 1907 cuenta con una estructura interesante de hormigón armado, apoyada sobre arcos parabólicos. Caminamos por la calle Świętego Ducha y entramos al «Cypel Książęcy» [Cabo del Duque], un terreno pequeño, situado en la orilla izquierda del Óder, propiedad de los duques de Wrocław que en el siglo XIII fundaron aquí numerosos claustros y un nuevo castillo de duques.

Aquí, cerca de la actual plaza bp. Nankiera, podemos visitar la iglesia de San Jacobo (actualmente de San Vicente), fundada antes de la invasión mongola . Iba a ser la necrópolis de los Piastas de Wrocław, pero solo se encuentra aquí el cuerpo de Enrique II el Piadoso tras su derrota en la batalla de Legnica. Actualmente alberga la catedral de la iglesia greco-católica. Justo al lado está situado el antiguo convento de las Clarisas (actualmente de las Ursulinas) fundado por la princesa Ana, viuda de Enrique II el Piadoso, con el Mausoleo de los Piastas de Wrocław y una maravillosa lápida del sarcófago de Enrique IV, el último duque de la dinastía Piast del ducado de Wrocław. Es un lugar digno de ver.

Por el callejón estrecho de los Ossoliński, que nos lleva entre los edificios del convento de las Hermanas Ursulinas y la Biblioteca del Intituto Nacional de los Ossoliński llegamos a la calle Grodzka. Las colecciones de los Ossoliński llegaron a Wroclaw a partir de Leópolis en 1946 y fueron guardados en el antiguo convento de los Canónigos de la Santa Cruz de la Estrella Roja. A partir de 1811 fue sede de la escuela secundaria de San Matías donde estudiaron, entre otras, Jan Dzierżoń y Józef Elsner. Actualmente, las colecciones de la Biblioteca Ossolineum son las más grandes del país y aparte de la rica colección de libros antiguos, manuscritos y literatura polaca recopilan gráficos, miniaturas, ex libris, mapas y monedas de valor numismático.

Nos dirigimos luego por una pequeña plaza junto a la Facultad de Farmacia de la Universidad de Medicina en dirección del antiguo Colegio de los Jesuitas, actualmente edificio principal de la Universidad de Breslavia. Por el camino pasamos por la iglesia barroca del Santísimo Nombre de Jesús con maravillosos frescos de F. A. Scheffler, y La Piedad, que es una copia de la escultura de Vaticano de Miguel Ángel. Al lado de la iglesia está la puerta del antiguo colegio del los Jesuitas y la entrada a las instalaciones administrativas de la universidad y antigua farmacia, que actualmente es un acogedor club universitario con un magnífico fresco. Pasamos al lado de la Puerta del Emperador y la estatua del "Espadachín", de 1904 según el diseño de H. Lederer, y por la entrada principal, un portal con balcón ricamente decorado, entramos al edificio principal de la Universidad de Breslavia. La escalera de dos tramos está adornada con magníficos frescos de F. A. Scheffler del año 1734 que son la apoteosis de las tierras de Silesia. En el primer piso está la sala más representativa de la Universidad, el Aula Leopoldina de estilo barroco. Las esculturas, los estucos y las pinturas ilusionistas que impresionan por su esplendor y riqueza son obra de F. J. Mangoldt (esculturas), J.Ch. Handke (frescos), I. A. Provisore (estucos). Después de salir del Aula Leopoldina podemos ir a la Torre Matemática, desde donde se extiende una magnífica vista de Breslavia.

Antes de abandonar la Universidad, es imprescindible caminar por el llamado pasillo del rector, donde las placas recuerdan los nombres de los ganadores del Nobel de Breslavia, profesores de la Universidad de Leópolis asesinados en 1941, los ex rectores y directores del departamento de la Cátedra de Lenguas Eslavas Wojciech Cybulski y Władysław Nehring.

En la planta baja vale la pena visitar el Oratorium Marianum, que en el siglo XIX era la Sala de Música, lugar donde dieron sus conciertos Ferenc Liszt, Henryk Wieniawski y muchos otros.

Tampoco se puede olvidar el vestíbulo de la sala de Roman Longshamps de Bérier que está justo enfrente, donde se puede ver una exposición que representa los 300 años de historia (1702-2002) del Colegio de los Jesuitas y la Universidad.

Después de abandonar el edificio de la Universidad, pasando por la plaza con las esculturas que representan las cuatro estaciones del año, vamos por la calle Więzienna junto a la prisión de la ciudad del siglo XIV, con un interesante patio rectangular (actualmente Instituto de Etnología PAN), y finalmente llegamos a la calle Kotlarska.

¿Qué hay en la Plaza Mayor?

Después de cruzar la calle Odrzańska entramos en la calle Malarska, giramos a la izquierda en la calle Kiełbaśnicza, y luego de nuevo, giramos a la izquierda en la calle Jatki. Aquí impresionan los puestos del siglo XIV con carne. En el pasado se vendía la peor carne, por lo general carne de cabra y aves de corral. Junto a la entrada vemos un monumento a los animales de matanza creado por iniciativa del Consejo Municipal en los años 90 del siglo XX. Hay una cabra, un cerdo, un pato, un ganso y un gallo colocado un poco más alto y que vigila toda la granja. Actualmente Jatki son pequeñas galerías de artistas de Breslavia y tiendas con productos de arte. Continuamos por la calle Odrzańska en dirección hacia el sur. En el lado derecho está la gran basílica de Santa Isabel. Esta es una de las iglesias parroquiales de la ciudad medieval. Reconstruida después de los incendios a mediados de los años 60, alberga un magnífico interior gótico con lápidas y epitafios del patriciado de Breslavia. Luego, 365 escalones llevan a la torre de la iglesia de 91 metros de altura. Desde el mirador se puede admirar el panorama de la ciudad. Delante de la iglesia está el monumento a D. Bonhoeffer, teólogo evangélico y antifascista, ejecutado en el campo de concentración en 1945. El antiguo cementerio de la iglesia se acababa cerca de las calles Odrzańskiej y św. Mikołaja con los edificios góticos que pertenecían a los altaristas, una fraternidad secular que cuidaba de los altares en la iglesia de Santa Isabel. Hasta el día de hoy sólo se han conservado dos casas: la más pequeña "Jaś" también llamada "Domek Miedziorytnika" (Casita del Grabador) con el taller del artista Eugeniusz Get Stankiewicz, y la otra más grande, "Małgosia", que es la sede de la Sociedad de Amigos de Breslavia. Ambas casas están unidas por un arco con arcada con un frase en latín: Mors Ianua Vitae (La muerte es la puerta de la vida).

Por la calle św. Mikołaja vamos hacia el oeste y llegamos a una amplia carretera bidireccional, llamada la circunvalación pequeña, la calle Nowy Świat. Después de cruzar la calle giramos a la derecha y yendo por el lado de los edificios nuevos llegamos al antiguo arsenal. Los inicios de este edificio renacentista datan del año 1459. Es el edificio más antiguo de este tipo en esta parte de Europa. Actualmente alberga dos departamentos del Museo Municipal: Museo Militar y Museo Arqueológico. Vale la pena detenerse aquí y ver los interiores, las colecciones y el maravilloso patio.

Dzielnica Czterech Wyznań(Distrito de las Cuatro Confesiones)

Seguimos por la calle św. Mikołaja hacia el oeste. A la derecha está la iglesia ortodoxa de la Natividad de la Santísima Madre de Dios, que antes era la iglesia de Santa Bárbara, en la actualidad la catedral ortodoxa de la diócesis de Breslavia y Szczecin.

De la calle św. Antoniego, entramos al patio a través de la puerta (a la derecha), donde entre los años 1827 y 1828 se fundó la sinagoga "Pod Białym Bocianem".

Por la plaza Bohaterów Getta vamos a la calle Krupnicza. A la izquierda está el edificio neogótico de la Biblioteca de la Universidad; ahora seguimos por la calle Kazimierza Wielkiego hacia el este. A la derecha pasamos junto a la iglesia de la Divina Providencia, la antigua iglesia de la corte, actualmente sede del obispado de Breslavia de la iglesia evangélica de la confesión de Augsburgo.

A continuación pasamos al lado del antiguo Palacio Real, llamado Fryderycjański, que actualmente alberga las salas de exposición del Museo Municipal. Giramos a la derecha a la estrecha calle św. Doroty que lleva al sur, para llevarnos a la iglesia de los Santos Estanislao, Wenceslao y Dorotea. Esta magnífica iglesia gótica fascina por su tamaño y su mobiliario barroco de principios del siglo XVIII. Vale la pena verlo.

< p style="margin-bottom: 5.25pt;">Ahora vamos por la calle Świdnicka, y pasamos junto al edificio "Monopol", el centro comercial más antiguo de Breslavia, construido entre los años 1891 y 1892. Ante nosotros está la Ópera de Baja Silesia que se remonta a la primera mitad del siglo XIX. El edificio fue diseñado por K. F. Langhans y ha sido reconstruido varias veces. El 8 de septiembre de 1945 fue presentada aquí la primera ópera después de la guerra, "Halka" de Stanisław Moniuszko.

Pasamos al lado del edificio de la Ópera y llegamos de nuevo a Promenada Staromiejska (Paseo de la Ciudad Vieja). En el fondo, rodeado de vegetación, hay un monumento a las víctimas del estalinismo, que fue inaugurado en septiembre de 1989. En el lado opuesto de la calle podemos ver la cúspide de la iglesia gótica del Corpus Christi. Es el único edificio que queda de la Orden de Malta que dirigía un hospital aquí. Junto a la iglesia hay un pequeño edificio neoclásico de la guardia construido a principios del siglo XVIII.

Por la calle Świdnicka seguimos hasta el cruce con la calle Podwale. Delante de nosotros está el centro comercial "Renoma" fundado a finales de los años 20 del siglo XX, enorme superficie en aquellos tiempos, y el centro comercial "Podwale" del año 1897.

Vamos por el cruce, nos dirigimos al este y pasamos junto a una instalación que indica el tiempo actual, a continuación por el parque de N. Copérnico llegamos al edificio del Teatro de Marionetas fundado a finales del siglo XIX (antigua Asociación de Comerciantes).

Giramos a la izquierda y por Plac Teatralny volvemos a la calle Świdnicka. Por un paso subterráneo debajo de la calle Kazimierza Wielkiego vamos en dirección de la Plaza Mayor. Justo detrás de las escaleras, a la derecha se encuentra la estatua del "Enanito" que conmemora el movimiento de la Alternativa Naranja (Pomarańczowa Alternatywa). Por el paseo de la calle Świdnicka llegamos a la Plaza Mayor.

En primer plano emerge la magnífica fachada del lado este del Ayuntamiento con un excepcional remate nervado y los voladizos renacentistas al sur. Delante del Ayuntamiento está el símbolo de la ley medieval: reconstrucción de una picota de piedra de 1492. Este lado de la Plaza es la llamada "Zielona Trzcina" (Caña Verde), aquí también se anunciaban las sentencias de los tribunales/del consejo municipal y a menudo se ejecutaban las sentencias.

Desde un lado del centro comercial "Feniks" giramos para tomar la calle Kurzy Targ y llegamos a la calle Szewska. Ante nosotros aparece una iglesia enorme, muy dañada por la guerra, que es la iglesia de Santa María Magdalena, que actualmente es la Catedral de la Iglesia Patriótica Polaca, un lugar donde tienen lugar excelentes conciertos del Festival Wratislavia Cantans de Oratorio y Cantatas. Vale la pena visitar el interior del templo y ver los restos de la antigua decoración del mismo, así como dar una vuelta alrededor de los muros de la iglesia para mirar los interesantes epitafios y las esculturas conmemorativas. Desde el lado del hotel "María Magdalena" podemos admirar el pórtico románico, que fue construido en 1526.

A continuación, siguiendo por la calle Łaciarska, llegamos a la calle Wita Stwosza. Allí giramos a la izquierda y después de unos 200 metros llegamos a la Plaza del Mercado. El edificio llamado "Pod Złotym Psem, desde el lado izquierdo, nos da la bienvenida ".

Volvemos ahora a la picota y entramos en la parte sur del mercado. Aquí vemos la maravillosa fachada del Ayuntamiento, ricamente tallada. Aquí, merece la pena ir a una de las cervecerías más antiguas de Europa, la llamada "Piwnica Świdnicka", y después podemos hacer una breve parada en el monumento de Aleksander Fredro. Este monumento llegó a Wroclaw desde Lviv, y en 1956 se colocó justo delante del Ayuntamiento. Vale la pena visitar el interior del Ayuntamiento, ya que aquí se pueden ver las colecciones expuestas en el Museo de la Ciudad; aquí también se organizan maravillosas exposiciones periódicas de obras de arte europeo. Esta parte de la Plaza del Mercado es conocida como la parte de "Las Copas de Oro", llamada así debido al gran número de bodegas y restaurantes que aquí se encuentran. Antaño aquí también se vendía mucho pescado. Enfrente del Ayuntamiento, justo antes de entrar, podemos ver un mosaico hecho de adoquines diferentes, que muestra el escudo de armas de Breslavia..

Nuestro trayecto nos lleva ahora a la Puerta de los Siete Círculos (Brama Siedmiu Kół), y una vez hayamos pasado por debajo, entraremos en la calle Psie Budy. Esta callejuela ha sido completamente reconstruida, y reproduce perfectamente el ambiente de una ciudad medieval. Un paseo por esta callejuela nos liberará del ajetreo de la ciudad.

Alcanzamos ahora la calle Ruska. Antaño había aquí muchas posadas donde los comerciantes llegados del este se paraban para recuperar fuerzas, así como grandes almacenes y naves industriales del sector de la confección. Hoy en día, la misma calle está llena de bancos y tiendas. La ruta nos lleva hacia los pórticos hasta que llegamos al Plac Solny (Plaza de la Sal). En esta parte de la plaza nos atraen varios restaurantes y bares. Siguiendo por la calle Rzeźnicza, a unos 200 metros llegamos a la calle św. Mikołaja. Aquí giramos a la derecha y entramos nuevamente a la Plaza del Mercado.

Aquí Alabamo el recorrido por la parte más antigua de Breslavia.

Autor: Bronisław Zathey