¿Qué ver en Breslavia?

Le aconsejaremos dónde encontrar atracciones y lugares interesantes en nuestra ciudad y sus alrededores que este verano harán que disfrute mucho, aunque haya que renunciar, por ejemplo, a unas vacaciones con todo incluido en algún lugar del mundo.

La Plaza del mercado: el corazón de la ciudad

La Plaza del mercado de Breslavia tiene casi 3,8 ha de superficie y pertenece al grupo de plazas de mercado más grandes de Polonia. Esta plaza atrae con su encanto de casas históricas, su espontaneidad y el ambiente único de este centro de una histórica metrópoli europea.

El ayuntamiento del período gótico tardío con una torre de 66 metros es el edificio más magnífico de este tipo en Polonia. La conocida Piwnica Świdnicka, uno de los establecimientos gastronómicos más antiguos de Europa, todavía está abierta en los sótanos. En la Plaza del Mercado hay diversos locales gastronómicos. Muchos restaurantes disponen de jardín o terrazas donde se puede comer, por lo que están llenos de huéspedes en los cálidos días de verano. Haciendo un buen recorrido por la ciudad con un guía local se puede ir conociendo la historia de este lugar y sus atracciones.

El Zoo y el Africarium: la fauna de los rincones más lejanos del mundo

El Jardín Zoológico de Breslavia es el zoo más antiguo del país. El número de animales que habitan en él se calcula de aproximadamente 14,000 animales; representan más de 1,100 especies. Estos animales se pueden visitar todos los días desde las 9.00 h hasta las 18.00 h (las taquillas están abiertas todos los días hasta las 17.00)

Una parte fantástica del zoológico es el llamado Africarium: se trata del único oceanario del mundo dedicado exclusivamente a la fauna del continente negro. 15 millones de litros de agua llenan 21 piscinas y acuarios, donde viven unas 350 especies de peces y representantes de diversos ecosistemas africanos. Este lugar hay que visitarlo sí o sí (abierto durante el horario de apertura del zoológico).

El Parque de Cuerdas Zoolandia está abierto nuevamente desde mediados de junio (7 días a la semana, de 10.00 h a 18.00 h).

Hidrópolis: un viaje acuático a las profundidades de la ciencia

Hidrópolis, centro de conocimientos hidrológicos, es una presentación fenomenal de temáticas sobre el agua, sin la cual no habría vida en la Tierra, desde las funciones que desempeña el agua en el cuerpo humano hasta las corrientes oceánicas que dan forma al clima del planeta Tierra. Hydrópolis combina valores educativos con una forma moderna de exposición. Esta es una atracción única para personas de todas las edades, así como un gran ejemplo de revitalización de una instalación postindustrial. La exposición sobre el agua se encuentra en un tanque subterráneo de agua limpia que data del siglo XIX.

¡Los visitantes serán bienvenidos! abierto de lunes a viernes, de 11.00 h a 19.00 h (última entrada a las 18.00 h), y los fines de semana de 10.00 h a20.00 h (última entrada a las 19.00)

El Centro del Centenario o “Hala Stulecia": una alianza de la historia con el presente

La monumental Hala Stulecia es una de las mejores obras de arquitectura del siglo XX. Un diseño original del arquitecto Max Berg, inaugurado en 1913, en el centenario de la victoria de la coalición anti-francesa sobre el ejército de Napoleón Bonaparte cerca de Leipzig, figura en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2006. Hoy en día, en este sitio tienen lugar conciertos, espectáculos, ferias o eventos deportivos.

La Pérgola, que está justo al lado, anima a pasear: este lugar fue creado como parte de la Exposición del Centenario de 1913 según el proyecto del arquitecto Hans Poelzig. Hoy también es un lugar popular para sesiones de fotos o conciertos. En este lugar, construido en forma de media elipse y que rodea un estanque artificial semielíptico junto a la Hala Stulecia, se muestran espectaculares fuentes multimedia, que tienen 800 puntos de luz, trescientos chorros de agua y tres chorros de fuego. Horarios de los espectáculos diurnos: de 10.00 h a 17.00 h, y por la tarde de 18:00 h a 21.40 h.

En el área de Hala Stulecia, y como parte del Parque Szczytnicki, vale la pena visitar el Jardín Japonés, que formaba parte de la Exposición Mundial de 1913. Creado gracias a la ayuda del maestro jardinero Mankichi Arai los jardines aluden a la cultura y al arte japonés en general.

Enriquecido con plantas originales, con un estanque con carpas gigantes y otros peces, así como con una casa en forma de pabellón Sukija, donde, entre otros, se organizan muestras o espectáculos sobre cómo preparar el té, el Jardín Japonés es uno de los lugares más populares para caminar y relajarse en Breslavia, del 1 de abril al 31 de octubre. Horario: de 9.00 h a 19.00 h.

Ostrów Tumski: la cuna de Breslavia

Esta es la parte más antigua de la ciudad, donde se encontraron los restos del primer asentamiento del siglo X. Lugar asociado a la autoridad de la iglesia, puesto que ha sido la sede central de la diócesis durante siglos; también es hoy un lugar con un ambiente especial para los transeúntes y un placer turístico para los visitantes.

El edificio más antiguo es la iglesia de estilo románico tardío de San Gil (principios del siglo XIII). También hay que visitar la Catedral de San Juan Bautista, que durante el asedio de Festung Breslau fue casi completamente destruida. Hoy es la "madre de las iglesias" de la Baja Silesia. Su decoración principal es el altar de plata del obispo Andreas Jerin de 1591, que en 1945 fue desmantelado y escondido para protegerlo del inminente ataque del Ejército Rojo. Hace varios años, muchos de sus elementos fueron descubiertos en el tesoro de la catedral. Después de renovar los fragmentos faltantes, desde diciembre del año pasado puede ser admirado nuevamente.

En Ostrów Tumski se encuentran muchos otros edificios interesantes y en el Museo de la Arquidiócesis se pueden admirar, entre otros, el famoso libro de Henryków con la primera frase escrita en polaco. El puente Tumski también se considera una atracción turística.

Barrio de los cuatro templos (4 confesiones) es un símbolo del respeto mutuo de los habitantes de Breslavia.

En las inmediaciones de la Plaza del Mercado, el área delimitada por las calles ul. Kazimierza Wielkiego, ul. św. Mikołaja, ul. Pawła Włodkowica y ul. św. Antoniego, que desde 1995 es el llamado Barrio de las Cuatro Confesiones, tiene un carácter único. Es un lugar de encuentros, lugar de diálogo y respeto mutuo y ... donde también se pueden tener muchas experiencias culinarias inolvidables.

El carácter único del Barrio está determinado por los maravillosos monumentos de arquitectura sacra que alberga. Cabe destacar la Catedral Ortodoxa de la Natividad de la Santísima Virgen María, la iglesia de San Antonio de Padua, templo católico romano, la sinagoga Pod Białym Bocianem y la Iglesia Evangélica de la Divina Providencia.

Numerosos restaurantes, cafeterías, pubs y clubes de música ubicados en el Barrio de los cuatro Templos lo convierten en uno de los lugares de encuentros más mágicos para los habitantes de Breslavia.

Miradores: la ciudad a vista de pájaro

Vale la pena contemplar Breslavia desde una perspectiva diferente, desde un lugar bastante alto, para ver el extenso y hermoso panorama de la ciudad y sus alrededores. Será posible hacerlo desde lugares como:

  • el Puente Pokutnic (Puente de las Penitentes): una pasarela que conecta las torres de la iglesia de María Magdalena (calle Szewska) a una altura de 45 m.
  • el mirador de la torre de la catedral de San Juan el Bautista (Ostrów Tumski) que proporciona una vista desde 97 m de altura.
  • la torre de observación de la iglesia de la guarnición (en la Plaza del Mercado) de 90 m de altura
  • el mirador en la Sky Tower (ul. Powstańców Śląskich), desde donde desde el piso 49 puedes ver Ślęza, Chełmiec o Śnieżka.

La Wieża Matematyczna (Torre Matemática) en el techo de la Universidad ofrece una vista maravillosa desde donde se ve, entre otros lugares, la Isla Słodowa y el casco antiguo desde 42 m

Playas urbanas: relájate con música de fondo

Hoy en día se pueden encontrar lugares así en casi todas las partes de la ciudad, justo a orillas del río Odra. Las playas de la ciudad ofrecen la posibilidad de relajarse en las tumbonas, tomando algún refresco y, a menudo, algo bueno para comer y escuchando mucha buena música. Así pues, después de un día intenso de turismo , vale la pena pasar aquí una agradable tarde y noche en lugares como: Forma Płynna Beach Bar (la orilla llamada Wybrzeże Wyspiańskiego), Space Pub Pizza Beach (en la intersección entre las calles Mickiewicza y Paderewskiego en Sępolno), Basen Beach Bar (calle Pasterska en el puente Trzebnicki), Stara Odra Beach Bar (calle Zawalna, junto al puente Trzebnicki), ZaZoo Beach Bar (la orilla llamada Wybrzeże Wyspiański, cerca del zoológico) y la playa artificial urbana más grande de Polonia (15 000 metros cuadrados, calle Wejherowska).

Redakcja www.wroclaw.pl